Me dejó. Y lo hizo con tanta elegancia y sutileza que, a día de hoy, aún puedo esbozar una sonrisa al recordarlo, olvidando el resentimiento. Me dejó después de besarnos, al terminar las caricias y, al ritmo del último suspiro, arqueé mi cuerpo hacia atrás cuando le...

leer más