Aún estoy tratando de digerir la noticia que me llegó ayer desde el otro lado del Atlántico. La magia de Internet, de las redes sociales y la capacidad de comunicación llegaron al clímax cuando, de pronto, recibo un correo alertándome del descubrimiento de un par de...

leer más